DÉCADAS IRREPETIBLES

Al igual que mi otro blog dedicado al boxeo, este pretende recuperar la memoria de unos años irrepetibles, desde finales del XIX hasta los años 30 del siglo XX. En "Audaz y tanguista" se rinde homenaje a algunos de los bravos púgiles que protagonizaron este periodo, entre ellos a mi propio abuelo, verdadero germen de todo esto, Ángel Tejeiro. En este blog recupero la Historia con mayúsculas de unas décadas irrepetibles. Para ello he recurrido a las hemerotecas digitales disponibles: El Mundo Deportivo, La Vanguardia, ABC, La Jornada Deportiva, El País Vasco, Diario de Alicante, El Eco de Cartagena, El Noticiero Gaditano, El Porvenir, La Tierra y Madrid Sport. Salas como el Iris Park o el Olympia de Barcelona, nombres legendarios como Frank Hoche, Felix Pomés, Passapera, Ángel Munich, Barcino, Condor... Es un trabajo en construcción: aún estoy en ello, y animo a todos los que posean información interesante -y en especial imágenes originales- a que me ayuden en esta tarea. Y hechas las "confesiones", choquemos los guantes y vayamos al primer asalto.

sábado, 12 de diciembre de 2009

1913 El Club Pugilista

En 1913, los aficionados barceloneses se organizan en torno a un pequeño local de la calle de la Unión, formando el germen de lo que serán las primeras veladas regulares en Barcelona. De lo sucedido nos da cuenta pocos años después el profesor de boxeo que responde al seudónimo de Tony Berton: “Después de muchos intentos y muchos fracasos, un grupo de aficionados que se reunía en un pequeño local de la calle de la Unión donde sin consejos ni dirección de persona competente practicaba este sport, después de una sesión algo borrascosa se dividió en dos grupos, uno partidario de ponerse bajo la dirección de un profesor, y el otro de continuar como estaban. El primer grupo formó la Sociedad Club Pugilista, cuyos estatutos fueron aprobados en el Gobierno Civil, (…). El otro grupo tomó el título de Boxing Club Barcelona”.

Con Tony Berton como profesor y A. Beovide como presidente, el Club Pugilista, con sede social en la calle Notariado 3, adopta como lugar de entrenamiento un teatrito situado en la calle Aribau 21, denominado Izquierda del Ensanche, en el que los combates se celebran a ras de tierra, sin que el cuadrilátero se eleve sobre ningún entarimado. Para celebrar su creación, el club organiza una velada pública en dicho local el sábado 19 de abril de 1913, en la que se ofrecien cinco combates, una exhibición de boxeo entre Tony Berton y su alumno Treviño, y unos ejercicios de punching-ball a cargo de J. Barba.

El éxito de público y deportivo de esta primera velada anima al club a repetir la experiencia tres semanas después, el sábado 10 de mayo, de nuevo con cinco combates y dos demostraciones de Berton con sus alumnos Veciana y Treviño. Y el sábado 24 de mayo, la sociedad se lanza a organizar las eliminatorias del que denominan, nada menos, “Campeonato de España” de boxeo, que tendrán continuidad los sábados 31 de mayo y 7 de junio, con un número variable de combates por velada precedidos por la explicación de las reglas desde el ring por parte de Tony Berton. Por primera vez se divide a los boxeadores por categorías de peso, llegando a participar hasta 18 púgiles del Club Pugilista y el Barcelona Boxing Club: Federico Armangué, Agell, José O. Despujol y Grau en pluma; Antonio Armangué y Larruy en ligero; Martínez, Vía, Beovide, Salat, Lavista, Puig d’Ametller, Armengol y Juanés en mediano ligero; y Veciana, Borrás, Ramírez y Artero en peso mediano. Algunos de estos boxeadores viven en las veladas sus primeras y únicas experiencias pugilísticas públicas, mientras que para otros supone el primer paso en una carrera que se extenderá varios años. Federico Armengol, Fernando Martínez, Federico Armangué, o Beovide se encuentran entre quienes despuntan maneras de cara al futuro, aunque solo de los dos primeros seguiremos teniendo noticias.

A pesar de la masiva asistencia de público, este primer campeonato resulta un fracaso para el club y tiene importantes consecuencias. Por un lado, resulta evidente que, tal como denuncia un reportero, “al Campeonato se le debía haber dado carácter local, el título de Campeonato de Barcelona, habría estado más apropiado que el de España. En España hay muchos mejores boxeadores que los que hasta ahora se han presentado en el ring de la calle de Aribau”. Por otra parte, la calidad de los púgiles que se presentan es tan desigual que “debe recomendarse a los que se presenten en el Campeonato, que sepan boxear”. Además, no es solo un problema de capacidad, sino también en muchos casos de actitud, pues la ausencia de varios púgiles que habían comprometido su participación obliga a sustituir varios de los combates del campeonato por peleas amistosas. Cansado de tales problemas, y debido a “la poca cultura de una parte del público”, que protesta ruidosamente las decisiones del árbitro, Tony Berton anuncia, al concluir la velada del 7 de junio, que el campeonato queda suspendido “por el momento”, anunciando que, si el público y los boxeadores saben comportarse como les corresponde, las veladas se reanudarán probablemente en octubre, cosa que no llegará a suceder.

El 1 de octubre, el Club Pugilista se reune para elegir nueva directiva presidida por J. Aguilar Solana y anuncia que piensa organizar veladas todos los sábados en su sede social, con combates entre sus socios, además de preparar el Campeonato Español de Pugilato para aficionados. Sin embargo, el club se encuentra sumido en una profunda crisis que no solo impide la celebración de veladas (y mucho menos del campeonato), sino que, de hecho, culmina con su disolución a finales de año.

A pesar de la crisis del Club Pugilista, el boxeo se ha afianzado ya como deporte popular, y está presente, en forma de exhibiciones o combates, en numerosos eventos que se celebran en Barcelona durante todo el año 1913.

  • Así, el 6 de julio el Catalunya S.C. incluye en el festival con que celebra su segundo aniversario una demostración de boxeo entre Armengol y Ramírez.
  • Ese mismo mes, el Teatro Tívoli organiza un concurso de boxe entre amateurs patrocinado por la revista Boxeo y Sports atléticos, que se desarrolla en varias veladas que se celebran entre los días 19 y 26, en las que participan algunos púgiles que lucharon en las reuniones del Club Pugilista –Armengol, Fernando Martínez, Grau, Ramírez– y otros de nueva incorporación –Serrano, Marco, Peyró, Aymerich, Marsal y Torrás. Los empresarios de las veladas del Tívoli adjudican a este concurso la categoría de “campeonato de España”, otorgando el título del peso mediano a Juan Ramírez, del peso ligero a Fernando Martínez, y del peso pluma a Federico Armengol, éste último al no presentarse contrincantes en la categoría. Estos títulos, carentes del menor rigor, se mencionarán sin embargo en numerosas ocasiones en el futuro.
  • El 13 de julio se celebra en el Frontón Condal un festival a beneficio del Instituto de Beneficencia “Obra de Max Bembo”, en el que los socios del Club Pugilista realizan varios combates.
  • En agosto se incluyen asaltos de boxeo dentro de las fiestas mayores de Badalona.
  • El 18 de octubre, Velasco y Cañellas, de Eco de Sports y El Correo Catalán, ofrecen una demostración de boxeo dentro del festival que se organiza en el gimnasio del Instituto Higiénico Kinesiterápico en homenaje a los periodistas deportivos.
  • También en octubre, Rodolphe Peter, del Club Pugilista, se enfrenta a Vidiella, de Reus, en el festival deportivo organizado en el Teatro Fortuny de esta ciudad por el Club Olimpia.
  • Y el 2 de noviembre, los socios del Club de Natación Barcelona llevan a cabo diversos matches amistosos dentro de una jornada deportiva.

Por su parte, el Barcelona Boxing Club continúa su andadura instalándose en diversos locales entre los que se incluyen el café Fornos, en la calle Tallers (desde enero de 1916); y un local en el número 67 de la calle Ferlandina (al menos desde julio de 1917), hasta ubicarse definitivamente en la calle Hospital, 131.

En Madrid, mientras tanto, la actividad pugilista mantiene un ritmo mucho más moderado, y solo durante el verano se celebran eventos públicos. Así, el sábado 21 y el domingo 22 de junio tienen ugar en el Kursaal de la Ciudad Lineal cuatro combates de boxeo entre luchadores profesionales extranjeros (Willie Lewis, Pottier, Kid Jackson y “Knockout” Marchant), y en el teatro de la Zarzuela tienen lugar al menos tres sesiones nocturnas de boxeo durante el mes de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada