DÉCADAS IRREPETIBLES

Al igual que mi otro blog dedicado al boxeo, este pretende recuperar la memoria de unos años irrepetibles, desde finales del XIX hasta los años 30 del siglo XX. En "Audaz y tanguista" se rinde homenaje a algunos de los bravos púgiles que protagonizaron este periodo, entre ellos a mi propio abuelo, verdadero germen de todo esto, Ángel Tejeiro. En este blog recupero la Historia con mayúsculas de unas décadas irrepetibles. Para ello he recurrido a las hemerotecas digitales disponibles: El Mundo Deportivo, La Vanguardia, ABC, La Jornada Deportiva, El País Vasco, Diario de Alicante, El Eco de Cartagena, El Noticiero Gaditano, El Porvenir, La Tierra y Madrid Sport. Salas como el Iris Park o el Olympia de Barcelona, nombres legendarios como Frank Hoche, Felix Pomés, Passapera, Ángel Munich, Barcino, Condor... Es un trabajo en construcción: aún estoy en ello, y animo a todos los que posean información interesante -y en especial imágenes originales- a que me ayuden en esta tarea. Y hechas las "confesiones", choquemos los guantes y vayamos al primer asalto.

sábado, 12 de diciembre de 2009

1910 Apatía

Llegado 1910, el pugilato no acaba de despegar en nuestro país. En Barcelona, la Sala Vidal continúa organizando combates amistosos entre sus alumnos todos los sábados, de 18 a 20:30, y Jean Vidal, además de organizar algunas exhibiciones en el teatro Soriano, en el Frontón Condal y en algunos clubes, reta a través de la prensa a cualquier aficionado de España a que se enfrente con sus pupilos en los pesos ligero, mediano y fuerte. Sin embargo, la buena marcha del gimnasio se ve obstaculizada cuando el joven profesor se ve obligado a volver a Francia para cumplir el servicio militar.

En febrero de ese mismo año se frustra además el Campeonato de Boxe que prepara el Club de Natación de Barcelona al dimitir su presidente, el Sr. Picornell. Y aunque el concejal Alfonso Ardura anuncia en marzo que las Fiestas de Barcelona podrían incluir, entre otros eventos deportivos, “un match de boxe entre los célebres negros Sam Mc Vea y Joe Jeanette”, lo cierto es que las convocatorias durante 1910 siguen siendo de bajo nivel: un asalto de boxe en junio entre los Sres. Chan y Molina en la fiesta del Centro Autonomista de Dependents y una exhibición de José Marimón en el festival deportivo de julio organizado por las Escuelas Pías de Sarria (que ya habían incluido ejercicios de boxeo en su fiesta del 26 de marzo de 1907 y del 20 de mayo de 1909).

Diversas instituciones continúan, no obstante, ofertando clases de boxeo; en el Gimnasio Bricall, éstas corren a cargo del profesor Sr. Maniére.

Además, la apatía del boxeo local contrasta con el interés por el pugilato que se practica en Norteamérica y Francia, como demuestra la proyección en la Sala Mercé, en agosto de 1910, de una película de hora y media de duración con el combate entre Jack Johnson y Jim Jeffries por el campeonato del mundo. Esta película volverá a varias pantallas barcelonesas en los años siguientes (p.ej., al Teatro Circo Barcelonés y al cine Bohemia en marzo de 1912), junto con otras similares como la correspondiente al combate entre Carpentier y Willie Lewis (en junio de 1912 en el Kursaal, el Teatro Condal y el Gran Salón Royal Cine), al combate entre Carpentier y Dempsey (en el Teatro Goya, durante 10 días de agosto y septiembre de 1921; en el Palace Cine, el 15 de septiembre de ese año), o a la pelea Criqui vs Wyns para el campeonato de Europa (en el Salón Cataluña desde el 2 de noviembre de 1911), entre otras.

Volviendo al País Vasco, en 1910 se funda el Club Deportivo Esperanza, en la calle 31 de agosto del San Sebastián Viejo, en el que entre otros deportes se practican la lucha grecorromana y el boxeo, disciplina ésta en la que aporta, entre otros luchadores, a Máximo Castañeda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada